viernes, septiembre 13, 2013

Sala Blanca

Fueron varias esferas de cristal que salieron por el viejo hueco de la instalación eléctrica. Una rosada, otra celeste, tres blancas.  Giraban por la habitación. Adentro de ellas, luces brillantísimas. Un pequeño pony, marrón y blanco, caminaba por el porta sueros. Esta cosa metálica, colgada paralela al techo. Una vuelta. Dos vueltas. Tres vueltas por cinco pesos, como cuando era niña. Un pony de verdad,  de verdad, de verdad! …. tan pequeñito que cabía en las manos. 
Los reflejos en el vidrio: a un lado y otro, gigantes cabezas  que custodiaban Rapa Nui.

Oh! las voces!, ¿¡mis amigos están cantando?! …"estas son las mañanitas, que cantaba el rey David!"…¿Dónde están? ¿Es mi cumpleaños hoy? ¿Es hora de visita, ahora? ¿Por qué vienen cantando?

El pony se va  y vienen las arañas. Sus patas negras caminan por los tubos. No hay que temer  a las arañas. Son solo arañas. Vienen a visitarme  desde la selva. En la selva hay magia y ellas vienen a recordarmelo. Una magia que limpia  a las personas de sí mismas. De todos los sí mismos, que tenemos dentro.

¡Corro, corro, socorro! soy un mono prehistórico asustado! Un mono que no es mono, un mono que entiende. Un mono huyendo para poder seguir siendo libre y siendo mono.

El cuerpo empapado. Inmóvil. Cubierto con una sábana blanca.

Solo los ojos localmente ven, derecha izquierda; izquierda derecha. Derecha, arriba; arriba derecha.
Alguien entra y coloca otro tubo de morfina.

martes, octubre 04, 2011

Campanario

Los velos gaseosos me envuelven en la tarde.
Camino por esta calle con mi paso de siempre.
Camino sobre este polvo que conoce hasta mis uñas.
Voy pisando la tierra roja, que mastiqué tantas veces.
Camino y lentamente, llego aquí, al campanario.
El mismo campanario, dónde anoche encerré tu sombra.

He dejado de llorar por el fin de los misterios.
Lavo mi ropa. Escupo.
Con mi saliva me declaro inocente.

viernes, julio 08, 2011

...





My heart still feels
the softness
of your smile.


 

martes, junio 28, 2011

Tibia


En ésta apenas tibia

mañana del invierno,
nacen como agua
desde mí,
los versos claros.

Pretérita figura
sin alas ni colmillos.
Enigma enmudecido,
sombra y luz
del mismo lado.

viernes, enero 07, 2011

Haiku



sencillamente
entre esta multitud
alguien me verá

viernes, noviembre 12, 2010

Una mujer enana


Era una mujer enana, la que anoche corria por el jardín. Escapaba despavorida de la primavera. Dobló en la esquina dónde esta el sauce llorón y evitó también el cuento de otro verano.

Era una mujer enana y apretaba en la mano un cardo.